El Diario de Pinochet

No se mueve un comentario en este blog sin que yo lo sepa...

jueves, agosto 25, 2005

Sebastían Piñera

En mi vida me he topado con hueones y hueones en todos lados. Pero el hueon que se lleva todos los premios es Sebastián Piñera.

Yo todavía me acuerdo cuando estaba en el gobierno y me llamaba de vez en cuando para conversar algunos temas de la contingencia local. Mientras hablábamos de la última copucha de los marxistas que traían de la CNI, me comento sobre sus sueños cuando niño de poder volar. Como ya tenía una amistad de confianza con el tipo, le di en el gusto y después de un rato acordamos sobre como iba a adueñarse a Lan Chile. De más esta decir que el se fue contento con su regalo y yo pa' la casa con mi cheque de "comisiones de servicios".

Muchas paradas militares después, cuando quedo la caga por ese tipo de Inteligencia que le paso la cinta de las conversaciones de Piñera en contra de la hija de Matthei (cuyo papá en su biografia se la paso de hocicon) al Claro (otro hocicon más); lo llame para explicarle que yo no di la orden para espiarlo y él me contesto "No problem, después lo arreglamos".

¡Me hizo gil el hueon! Yo que creía que era incondicional a la labor de mi Gobierno de Reconstrucción Nacional, y el tipo ahora le dio con ser Presidente anda diciendo puras mentiras acerca de mi, además de hacer la desconocida a todos los favores que le hice. El tipo es más falso que el Vidal cuando sale a pedir disculpas. Siembra mentirosos y cosecharás polítiqueros chuecos.

Ya me las va a pagar un día ese hueon, ya me las va a pagar.

miércoles, agosto 24, 2005

Don Hermógenes

Me gustan los días Miércoles. Cuando me despierta la Luciita (que de paso ha andado re mal en estos días) lo primero que espero que me traigan mis guardaespaldas es la edición del día de mi diario favorito: “El Mercurio”.

De ese diario, que en la época en que dirigí este país informo con la verdad, una de sus secciones es mi preferida. Me refiero a la de quien considero uno de los hombres más honestos de mi patria: Hermógenes Pérez de Arce. No es como esos otros periodistas comunachos de mierda que andan diciendo puras patrañas acerca de mi desdichada situación financiera actual, que junto a esa Clara que tiene apellido de marxista-leninista andan armando otra confabulación internacional en contra de mi persona, mi legado como estadista y “Padre de la Patria”.

Él reconoce que en mi calidad de estadista, que no sería capaz de cometer ninguno de esos actos que se me han imputado calumniosamente por esos politiqueros, y me ha defendido de manera honorable a través de su columna en ese prestigioso medio escrito. Así ha reconocido como mis pequeños negocios (como mi pequeña tienda de exportaciones de municiones) y las pequeñas propiedades que tengo (como la casa fiscal donde ahora vivo) acreditan mi posición financiera actual. Incluso en una ocasión demostró como con unos pocos pesitos que tenía pude lograr juntar algunos millones de dólares gringos, gracias a mis conocimientos de estrategias financieras.

¿Acaso alguien puede dudar de su honestidad? Yo y mis fieles colaboradores, no.

Bueno, estoy un poco cansado y ya es hora del desfilar al comedor, ya que en un rato los hueones de mis abogados me vienen a visitar. Otra querella será...

PD: ¿Alguien sabe donde esta Marco Antonio?

lunes, agosto 22, 2005

El deber me llama

Dada la actual crisis moral que atraviesa el país, debido a las falsedades que dice este señor, he tomado la decisión irrenunciable de dirigirme a través de este medio electrónico para poder expresarme y defenderme de todos los ataques en contra mía, de mi familia, mis amigos y mis valores (personales, que los otros se encarga el banco).

Después de una intensa labor de inteligencia he llegado a este medio por el cuál pretendo dar a conocer a la luz pública todos la verdad que el socialismo marxista que se ha infiltrado en la sociedad chilena pretende esconder.

Compatriotas, no se dejen engañar por las mentiras de los socialistas dicen desde el Palacio de La Moneda, que más tarde que temprano la verdad saldrá a la luz.